Noticia de AsesorExcelente

Es frecuente que negocios o empresas pequeñas en ocasiones necesiten ayuda para cubrir sus necesidades de personal. Ante esta situación es habitual apoyarse en familiares, pero ¿en qué régimen encuadramos a un trabajador por cuenta ajena, en este caso al cónyuge, que va a empezar a prestar ayuda de forma habitual a su pareja?

Según el artículo 1 de la LETA, “también será de aplicación esta Ley a los trabajos, realizados de forma habitual, por familiares de las personas definidas en el párrafo anterior que no tengan la condición de trabajadores por cuenta ajena, conforme a lo establecido en el artículo 1.3.e) del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores».
Al tratarse de la contratación de su cónyuge, ha de estarse a la posibilidad que contempla la DA 7 de la Ley 6/27 de 24 de octubre que establece una bonificación para la contratación de familiares del trabajador autónomo como trabajadores por cuenta ajena. Se debe tratar de conformidad con la Disposición indicada, de contratación indefinida y que el trabajador autónomo no haya extinguido contratos de trabajo, bien por causas objetivas o disciplinarias improcedentes, en los doce meses anteriores a la contratación.

Bonificaciones por contratación de familiares

La Disposición Adicional 7 establece que “la contratación indefinida por parte del trabajador autónomo como trabajadores por cuenta ajena de su cónyuge, ascendientes, descendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive, dará derecho a una bonificación en la cuota empresarial por contingencias comunes del 100 por 100 durante un período de 12 meses.
Para poder acogerse a esta bonificación será necesario que el trabajador autónomo no hubiera extinguido contratos de trabajo, bien por causas objetivas o por despidos disciplinarios que hayan sido declarados judicialmente improcedentes, bien por despidos colectivos que hayan sido declarados no ajustados a Derecho, en los doce meses anteriores a la celebración del contrato que da derecho a la bonificación prevista.
El empleador deberá mantener el nivel de empleo en los seis meses posteriores a la celebración de los contratos que dan derecho a la citada bonificación. A efectos de examinar el nivel de empleo y su mantenimiento, no se tendrán en cuenta las extinciones de contratos de trabajo por causas objetivas o por despidos disciplinarios que no hayan sido declarados improcedentes, los despidos colectivos que no hayan sido declarados no ajustados a Derecho, así como las extinciones causadas por dimisión, muerte o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez de los trabajadores o por la expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato, o por resolución durante el periodo de prueba.
La bonificación de cuotas prevista en esta disposición adicional se financiará con cargo a la correspondiente partida presupuestaria del Servicio Público de Empleo Estatal.
La Inspección de Trabajo y Seguridad Social, en ejercicio de las competencias que le atribuye la Ley 23/2015, de 21 de julio, Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social, procederá a la comprobación del cumplimiento de las condiciones que regulan las bonificaciones a que se refiere la presente disposición adicional.
En lo no previsto en esta disposición, será de aplicación lo dispuesto en la sección I del capítulo I de la Ley 43/2006, de 29 de diciembre, para la mejora del crecimiento y del empleo, salvo lo establecido en sus artículos 2.7, 6.1.b) y 6.2.»
Por lo tanto, si se cumplen los requisitos de la DA 7 se podrá contratar al cónyuge en el Régimen General, mediante contrato indefinido, a jornada completa o parcial, si bien no tendrán derecho a desempleo.
Si quieres resolver dudas fiscales o laborales similares a esta, puede contactar con Gaudium Asesores.